miércoles, 30 de diciembre de 2015

El arte de la sexualidad y la novela

Recientemente me encontré con un hombre gay, que insistió en la bisexualidad no existe. De hecho, él dijo, "yo no creo en esa mierda." Cuando hice mi mejor esfuerzo para convencerlo de que sí, la bisexualidad es real, él no me creía. Incluso he intentado demostrar mi bisexualidad a él. Algo con lo que estoy normalmente se oponen, porque es el negocio de nadie, sino mía. Pero por la razón que sea, le conté acerca de los hombres y las mujeres que he de fecha, mi historia sexual, mis impulsos, deseos, porno hábitos, todo. Aún así, él no me creía. Al principio yo estaba furioso, pero cuanto más pensaba en ello, más me fascinaban por su terquedad. Cómo, después de todo lo que he dicho, podría todavía ser tan ignorante?

Sexualidad y mujeres

En retrospectiva, la razón por la que no me creía era simple: mi edad. Después de que él dijo que él piensa que la bisexualidad es una farsa, él me preguntó qué edad tenía. Cuando me respondió, "24" él asintió con la cabeza, como si fuera a decir, "Oh... eso lo explica todo." Él es, evidentemente, mucho más maduro hombre gay, en el viejo sabio de la edad de 28 años.

Todo lo que posteriormente se dijo que después de mi edad fue despedido porque yo era de 24, que según él, significaba dos cosas:

1. He estragos de las hormonas sexuales; sólo puede pensar sobre el sexo; y debe, pero un defensor de la filosofía, "un agujero es un agujero."
2. Todavía estoy pensando las cosas, la sexualidad incluido, porque como queer hombre en sus primeros años veinte, no hay manera comprensible estoy totalmente de agarrar mi identidad sexual.

Por lo tanto, nada remotamente o lógica válida podría venir de mis labios, porque ¿qué podría saber con certeza en el verde de 24 años de edad? Era, al parecer, que se encuentra cualquier cosa con un agujero atractivo. Mejor mantener las donas glaseadas y sésamo bagels lejos de mí...

Ya desde la escuela primaria, mi sexualidad me evadía. Pensé que podría ser gay, pero pronto iba a ser arrojado fuera por mi mujer aplasta. Se tardó más de una década de lidiando con mi sexualidad para finalmente llegar a términos con lo que soy: un orgullo bisexual. Tomó la terapia, el alcohol y un infierno de un montón de alma-buscar para sentirse cómodo y confiado en mi identidad. En cuestión de segundos, yo tenía mis años en la introspección arrancaron de mí, simplemente porque de mi juventud.

Claramente, este tipo de bifobia está arraigada en la discriminación por razones de edad -- la idea de que la gente joven (incluyendo a las personas en sus veintes) son ingenuo e incapaz de tomar decisiones por sí mismos. En consecuencia, la bisexualidad es igual que cualquier otro extraños hábitos de los niños crecen fuera de -- como la mezcla de todas las bebidas en la fuente de soda para crear un asco, dulce elixir.

En realidad no hay manera de combatir el argumento en contra de la discriminación por razones de edad sin sonar como un caprichoso niño mal por su temprana hora de acostarse. Mi argumento, en esencia, es el mismo que el suyo. Él tiene la edad suficiente para decidir a qué hora se va a la cama, igual que yo soy lo suficientemente viejo para saber mi identidad sexual. Pero, ¿qué más hay que decir? Soy lo suficientemente viejo.

Se necesita un cambio de paradigma en la forma en que la sociedad ve a la sexualidad de los millennials (especialmente aquellos que caen en algún lugar en el espectro de la sexualidad). Sí, la sexualidad es fluida. Sí, se puede cambiar, pero eso no significa que lo que estamos experimentando ahora es menos válida. La vulgarización de nuestros pensamientos a una edad temprana aumenta el ya arduo proceso de descubrir lo que somos, tanto sexualmente y no sexualmente

martes, 15 de diciembre de 2015

HÁBITOS DE CONSUMO DE PORNO A NIVEL MUNDIAL

Casi todo el mundo ve, o ha visto alguna vez en su vida, porno. Es normal que, sean cuales sean nuestras creencias, experiencia sexual o intereses, en algún momento queramos saber por qué tanto alboroto en torno al cine para adultos, y es bastante normal que, sobre todo en momentos en los que estamos excitados y las perspectivas de tener sexo con otras personas no son demasiado buenas, recurramos a este estímulo visual para conseguir la satisfacción de nuestros deseos.

Pero no todo el mundo es igual, ni tiene los mismos gustos, y por lo tanto también los hábitos de consumo de porno dependerán de cada uno. Pornhub, uno de los portales de pornografía más importantes de planeta, también es el único que ha estudiado el comportamiento de los usuarios y ha llegado a unas conclusiones que merece la pena comentar.


Para el año 2014, el último completo que ha habido, el portal nos da cifras como por ejemplo los78.900 millones de visitas, lo que son 5.800 usuarios por segundo. Los principales consumidores por países, por cierto, son Estados Unidos, Reino Unido, Canadá e India, que sube puestos igual que Filipinas y Egipto. España, por cierto, está en el puesto número 11 de la lista, así que si bien el número de habitantes tiene importancia para la obtención del puesto, está claro que no es algo matemático, pues España no es uno de los países con más población del mundo. Sin ir más lejos, queda directamente por encima de Rusia, donde no hay precisamente poca gente.

¿Qué es lo más buscado a nivel mundial? Pues “teen” (“adolescentes”), que queda por encima de “lesbian”, en auge puesto que antes el número dos lo ocupaba lo “contrario” de teen, “milf” (es decir, maduritas de buen ver). Este último es un tema que, a pesar de haber caído una posición, no ha pasado de moda: los puestos 4 y 5 los ocupan respectivamente “step mom” (“madrastra”) y “mom” (“mamá”).

Como refleja el estudio, ha subido el interés por el hentai (animación pornográfica japonesa), los masajes, los tríos, las hermanastras, el término “ebony” –que se refiere a las personas de raza negra-, “gang bang” (es decir la orgía de una sola mujer con varios hombres). Como curiosidad, si bien no es una categoría, al parecer aumentaron en más de un 300% las búsquedas sobre lesbianas seduciendo a chicas heterosexuales. Es obvio que es una situación que provoca mucho morbo, pues si no fuera así no se explicaría este boom. A continuación, con un aumento del 191%, está el tema de los transexuales teniendo sexo con chicas, que sin duda responde a la atracción por lo diferente y desconocido.

Por nombres, la estrella sigue siendo Lisa Ann, seguida por Madison Ivy, Asa Akira y Christy Mack. Como curiosidad, destaca el hecho de que a pesar de que cada país busca principalmente vídeos de su propia nacionalidad, en España el nombre más buscado es el de la canadiense de origen indio Sunny Leone.





Más cosas: ¿sabéis cuál es el día de la semana favorito a nivel mundial para ver videos x o porno gay? Los lunes. Y el mes del año favorito parece ser que es noviembre, aunque no hace mucho el ganador había sido enero. En cuanto a la duración de las visitas, o lo que es lo mismo el tiempo que necesitamos para quedar satisfechos, los filipinos están en la página 12 minutos y 40 segundos de media, mientras que los egipcios con 6 minutos y 48 segundos tienen suficiente. Los españoles se plantan en los 8 minutos y 11 segundos.